Dende hai uns días podo voar

18 Agosto, 2010 (09:51) | Cinema, Directores, Libros, Literatura

Del caminar sobre hielo, Werner Herzog. Ediciones La Tempestad. ISBN: 84-7948-973-1

Comentarios

Comment from Martin Pawley
Date: 18 Agosto 2010, 9:56 a.m.

A tradución é horrenda, o libro é fascinante.

Comment from Klaus Kinski
Date: 24 Agosto 2010, 5:27 p.m.

“Se estrena “Aguirre” en Paris (¡después de cinco años!). Herzog, director inepto, productor inepto y un inepto a la hora de comercializar la película, la ha malvendido por cuatro duros (escalofriadamente mal doblada al inglés) a una distribuidora francesa de mala muerte. En la otra versión, aún peor, (en alemán, con subtítulos, no es mi voz la que se oye –me negué durante años a hablarle… El supuesto “dossier de prensa” no es más que un cúmulo de fanfarronadas hinchadas y mentiras desvergonzadas en favor de Herzog. Su responsable es un baboso “jefe de prensa”que se ha fijado como meta para el resto de su vida lamerle a Herzog su asqueroso culo. En el dossier de prensa aparece por primera vez esa historia analfabeta según la cuál Herzog me forzó por las armas a ponerme delante de la cámara.”

“Es un individuo miserable, se me pega como una mosca cojonera, rencoroso, envidioso, apestoso a ambición y codicia, maligno, sádico, traidor, chantajista, cobarde y un farsante de la cabeza a los pies. Su supuesto “talento” consiste únicamente en torturar criaturas indefensas y, si hace falta, matarlas de cansancio o asesinarlas. Nadie ni nada le interesa, a excepción de su penosa carrera de supuesto cineasta. Impulsado por un ansia patológica de causar sensación, provoca él mismo las más absurdas dificultades y peligros y pone en juego la seguridad e incluso la vida de otros, sólo para después poder decir que él, Herzog, ha domeñado fuerzas aparentemente insuperables. Para sus películas echa mano de personas poco desarrolladas mentalmente y de diletantes, a los que puede manejar a su antojo (¡y, supuestamente, hipnotizar!), y a los que paga un salario de hambre, eso si les paga. El resto son tullidos y abortos de todo tipo, a fin de parecer interesante. No tiene la menor idea de cómo se hace una película. Ya ni intenta darme instrucciones. Hace tiempo que ha renunciado a preguntarme si estoy dispuesto a llevar a cabo sus aburridas chorradas, ya que le tengo prohibido hablar.”

“sucio bastardo, que no sabe nada de cine, todo lo rodé yo, no tiene nada de cultura, es un analfabeto”.

Grandes palabras muy reveladoras de Kinski. Hacer una película es algo más que mezclar buena música ajena y filmar imágenes “preciosistas”. Menuda petardez pasa a ser la cámara cuando está en manos de Herzog. Especialmente poco meritorio el final de Stroszek y Cobra Verde. si eso es un Sobresaliente, entonces no pocas teleseries alcanzan la Matrícula sobradamente.