Sinais de vida

21 Outubro, 2010 (22:38) | Sen clasificar | 9 comments

Isto é unha despedida e tamén é un saúdo. Xa non haberá máis días estranhos, e se miran cun pouco de atención notarán que empeza a haber sinais de vida. Algúns deses sinais equivalen a pequenos triunfos.

actualización: Ao blog DÍAS ESTRANHOS, que naceu alá por 2003 no portal Blogalia, púxenlle fin “oficialmente” o 21 de outubro de 2010. Trasladeino a Xornal de Galicia, onde viviu uns meses cun novo nome, SINAIS DE VIDA, até que os xestores do xornal decidiron acabar con el dunha maneira tan inmisericorde que nin sequera tiveron a decencia de manter os contidos publicados ao longo dos anos na edición dixital. Todo o que publiquei alá está gardado no blog que comparto con Xurxo González e José Manuel Sande, ACTO DE PRIMAVERA, que é onde sigo escribindo na actualidade.

Dende hai uns días podo voar

18 Agosto, 2010 (09:51) | Sen clasificar | 2 comments

Del caminar sobre hielo, Werner Herzog. Ediciones La Tempestad. ISBN: 84-7948-973-1

6 de agosto de 2010

6 Agosto, 2010 (13:17) | Sen clasificar | 1 comment

Mi alma es la ventana donde muero.
Mi alma es una danza maniatada.

Mi alma es un paisaje con murallas.
Mi alma es un jardín ensangrentado.

Mi alma es un desierto entre la niebla.
Mi alma es una orquesta de topacios.

Mi alma es una rueda sin reposo.
Mi alma son mis labios que se abren.

Mi alma es una torre en una playa.
Mi alma es un rebaño de suplicios.

Mi alma es una nube que se aleja.
Mi alma es mi dolor, mío, por siempre.

Mi alma es el naranjo azul que arde.
Mi alma es la paloma enajenada.

Mi alma es una barca que regresa.
Mi alma es un collar de vidrio y llanto.

Mi alma es esta sed que me devora.
Mi alma es una raza desolada.

Mi alma es este oro en que florezco.
Mi alma es el paisaje que me mira.

Mi alma es este pájaro que tiembla.
Mi alma es un océano de sangre.

Mi alma es una virgen que me abraza.
Mi alma son sus pechos como astros.

Mi alma es un paisaje con columnas.
Mi alma es un incendio donde nieva.

Mi alma es este mundo en que resido.
Mi alma es un gran grito ante el abismo.

Mi alma es este canto arrodillado.
Mi alma es un nocturno y hay un río.

Mi alma es un almendro de oro blanco.
Mi alma es una fuente enamorada.

Mi alma es cada instante cuando muere.
Mi alma es la ciudad de las ciudades.

Mi alma es un rumor de acacias rosas.
Mi alma es un molino transparente.

Mi alma es este éxtasis que canta
golpeado por armas infinitas.

Homenaje, “Canto de la vida muerta” (1946)
Juan Eduardo Cirlot

Jaítos

19 Xullo, 2010 (10:09) | Sen clasificar | 7 comments

Aprendeunos a ser escépticos, a non aceptar dogmas de ningún tipo, a ser belixerantes co poder e a enfrontarnos, con paixón e retranca, ás inxustizas que del se derivan. Aprendeunos a pensar a ciencia, a mirar o paxaro para entender que as leis que gobernan o universo non son regras fosilizadas que aparecen nos libros de texto e serven unicamente para resolver os exercicios de cada tema, senón que podemos xogar con elas co obxectivo de entender por que acontece o que acontece. Aprendeunos a observar o firmamento e a gozar coa beleza da noite, coa convición de que en contra do que levan séculos afirmando os fabricantes de odio o ceo, o de verdade, é para todos. Onte morreu Juan Carlos Medal, Jaítos, técnico da Casa das Ciencias desde que se inaugurou e condutor das mellores sesións de planetario que vin nunca, un home intelixente, xeneroso e bo. Gardarei para sempre unha morea de recordos e tres obxectos que Jaítos me agasallou: o meu primeiro libro de Corto Maltés, unha cuncha fermosísima que tivo durante anos no seu despacho, e un ladrillo -si, un ladrillo-, a maneira de pisapapeis con conciencia que me recorda día a día a necesidade do pensamento crítico.

No blog de Javier Armentia: El hombre que contaba el cielo (Adiós, Jaítos)


Fotografía de Óscar Blanco

De palique cos Peixes desde Cannes

30 Maio, 2010 (18:34) | Sen clasificar |

Hai dúas semanas entrei en directo desde Cannes no programa da Radio Galega Tres Peixes Voando. Aquí queda a miña participación no acuario dos capitáns Xabier Díaz e Guille Fernández: Escoitar